Traducción: bin
Corrección de pruebas y edición: Carlos

En la transmisión en vivo el 28 de junio, el Sr. Miles Guo dijo: “Estoy muy seguro de una cosa, el PCCh sabe muy bien lo que pueden aportar las vacunas. Los altos funcionarios del PCCh seguramente no están vacunados.”

La información del Sr. Miles Guo fue confirmada por “el pantano”, que también estaba convencido de que los altos funcionarios del PCCh no han sido vacunados. Existen diversas bandas en “el pantano”: la banda israelí, la banda británica, la banda sudamericana. Los que están confabulados con el PCCh también están enfadados.

El PCCh sabe muy bien que el catástrofe de la vacuna quitará a China cientos de millones de vidas. Y por eso, ellos están haciendo dos preparativos: en primer lugar, la eliminación de los cuerpos, y para ello la aparición del recolector de cadáveres. Se construyó un gran número de nuevos cementerios públicos en Jiangxi, Guangxi, Yunnan, Shangai, en los alrededores de Pekín, en Siping, y en Harbin. Se puede consultar cuántos crematorios se han construido, cuántos colectores de cadáveres se han inventado, cuántos cadáveres se han incinerado mediante la técnica de congelación, etc. en el último año en China, y pronto habrá un cementerio de entierros no programados.

En segundo lugar, la aparición de urnas desechables que sólo se pueden encontrar en China, tan bonitas que incluso llega a pintar con thangkas. Miles de unidades fueron asignadas en Henan, y escavaron  una gran fosa redonda, y allí enterraron. En el futuro, el pueblo ya no tendrán permiso de  hablar de reconocer a sus antepasados. Además, para enterrar a los muertos en el lugar debe ser encargados por las autoridades locales y ellos lo entierra in situ para convertirlos en abonos.

El PCCh promueve la llamada reforma funeraria como signo de respeto a la tierra y a la naturaleza. No habrá permiso para el tradicional llanto fúnebre de China.

Como el PCCh es muy conscientes del desastre de la vacuna, que matará a cientos de millones de personas, lo ha planificado para siguientes cinco años. Durante la Revolución Cultural y el Gran Salto Adelante, hubo decenas de millones de personas muertas por la hambruna, el PCCh hizo entonces  reformas funerarias, a causa de excesivos muertos, y lo que está haciendo ahora es  igual que lo acontecido  de aquellos tiempos.

Y la cuarentena de Shenzhen es la prueba más dura impuesta a la sociedad antes de que se produjera  el catástrofe de la vacuna. El objetivo del PCCh es mantenerte vivo, sin pensar en nada, con el famoso “hervir el sapo a fuego lento” y finalmente te mueres solo, y que es una prueba más exagerada que las pruebas de antes de la guerra. Como las pruebas que hicieron contra los judíos antes del Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial.

Esto es otra evidencia más de los crímenes del PCCh de lesa humanidad.

Referencia: gnews.org