Redacción: Jin Ming
Traducción y edición: Carlos

Ayer estuve cotorreando con un compañero de combates hasta muy noche. Y me despertó esta mañana por una llamada que me hizo la oficina. Dormí tanto que no pude hacer el chequeo de la temperatura antes de las 9:00 que es obligatorio todos los días.  Esta es la política de la empresa desde que inició el brote. Esto es otra habilidad del PCCh que siempre es muy cumplido con cosas totalmente inútiles.

Recibí una llamada de un colega que me dio la noticia del fallecimiento de otro colega por un derrame cerebral. Esto es el tercer caso de gente joven del círculo de amigos muy cercanos. Eso de tener un derrame cerebral sin antecedentes de problema de salud, sin enfermedad congénita, sin malos hábitos, sólo me cabría decir que el desastre de las vacunas ha empezado silenciosamente. Aunado a mi experiencia de visitar el edificio vacío de anoche, de las calles vacías,  no me imagino lo que podría suceder muy pronto.

Calenté un pan chino para comerlo acompañado de un plato de brócoli con ajo picado, y una sopa de cerdo desmenuzada con mostaza en conserva. Después de recoger un poco la casa, me puse a hacer ejercicio,  y a saltar la cuerda.

Ya se declaró el brote en Shunyi, los distritos  más graves son Chaoyang y Fangshan.  Estos tres distritos de Beijing  ya están prácticamente bajo el confinamiento.

Las acciones A han incrementado su valor aprovechando la circunstancia de que el gobierno declara reducción de impuestos de importación, y bajo la caída del mercado bursátil y deuda pública a nivel mundial.  Para los que conocen bien este tipo de manipuleo es claramente un engaño para cosechar el dinero de los ignorantes. Lo malo es que hay tantos ignorantes, que no hay suficientes estafadores  para cosechar. Otra vez surgen numerosos profetas entre la amistad que muestran los comprobantes  por las ganancias, pues, yo le respondí a uno que pertenece a los sacrificados.

Anterior: El diario en Beijing bajo el confinamiento, 10 de mayo, 2022
Próximo: El diario en Beijing bajo el confinamiento, 12 de mayo, 2022