Juegos Olímpicos de Beijing van en contra del espíritu y principios olímpicos y será una vergüenza por haber violado los derechos humanos y la libertad personal.