La falta absoluta de confianza del RMB digital causó desprecio a la hora de presentar a los compradores importantes.