Ante su propia pérdida de poder político, el PCCh es capaz de emplear y propagar un virus que mata al ser humano con mayor rapidez y eficacia.