En el Hospital Tongji de Beijing ha hecho más de 7000 transplantes de riñon en 44 años. ¿De dónde consiguen tantos riñones?

Hace unos años China prohibió la extracción ilegal de órganos a los presos que eran ejecutados sistemáticamente ante la fuerte presión de la comunidad internacional. Sin embargo, esta pretensión no resultó ser más que una bomba de humo para desviar las denuncias contra el gigante asiático, pues aún a día de hoy siguen produciéndose estas macabras operaciones que cada año acaban con la vida de miles de presos.

Aparte de los presos como fuente de suministro de riñones y otros órganos para el transplante, los vagabundos, los  presos por actividades políticas, estudiantes universitarios desaparecidos, miembros del Falun Gong, forman parte de los 159 casos anualmente. Esto es matar a un vivo cada tercer día por obtener su órgano para el transplante.  Esto es nada más la punta del iceberg. 

Hay un total de 165 centros hospitalarios chinos registrados donde pueden realizar transplantes de órganos humanos de algún tipo.  Sin embargo, China no cumple hasta la fecha con los requisitos requeridos por el OMS para que sean hospitales reconocidos con tal operación.

El transplante es algo maravilloso, y trae muchos beneficios por el bienestar del hombre en el siglo actual.  Pero como todo, cuando es algo bueno, siempre hay quien lo convierta en algo funesto.  El PCCh es el especialista de hacer cosas inhumanas.  Por esta simple razón, transplante se ha convertido un negocio gigantesco para el PCCh.  La vida humana se ha convertido en una fuente de la riqueza que pretende acumular el PCCh.  Cuando es negocio, ya no le importa al PCCh si se tratara con la vida ó con la muerte. 

Referencias: