Una historia de casos reales de operación de caza zurró del gobierno de China infiltrado en la sociedad americana para detectar, persuadir y repatriar ciudadanos chinos con orden de aprensión de la justicia china.  Son detenciones ilegales violando los derechos humanos del país que residen los sospechosos. 

Estos operativos secretos del PCCh han estado funcionando en EE.UU.  y en otros países occidentales.  A partir del 2013 se intensificó por una campaña del gobierno actual de anticorrupción como pretexto a limpiar contrincantes políticos que se escaparon  de la justicia de China para esconderse en EE.UU. y en países de Occidente bajo el amparo de asilo político o residencia permanente que logren obtenerlo por medio del Departamento de  la migración.  El gobierno chino manda policías disfrazados de turistas para entrar a EE.UU., y contratan equipos de ciudadanos americanos y chinos con papel legal de residencia en EE.UU.  EN pocas palabras, el gobierno de China tiene agentes que representan al gobierno de China que trabajan ilegalmente en EE.UU. 

Desde 2013 hasta la fecha calculan 8000 ciudadanos chinos que fueron repatriados a China ilegalmente desde EE.UU. sin pasar por el orden judicial de la corte americana.  Sus decisiones de regresar a China aparentemente fueron actos voluntarios.  Pero, en realidad fueron amenazados porque sus familiares fueron utilizados como rehenes en China para aplicarlo como presión a los presuntos acusados a acceder por medio del sentimiento por los familiares, tuvieron que tomar el viaje de regreso a China para quedarse en manos de la justicia china al descender del avión. 

En 2017, el multi billonario chino Miles Guo tuvo que enfrentar esta misma situación, con la diferencia de que el que vino a EE.UU.  para persuadirle el retorno voluntario a China era el director de seguridad de China, Liu Yanping, secretario del Comité  Disciplinario del Ministerio de Seguridad Nacional, un máximo dirigente en área del sector policiaco de China, porque el PCCh tenía el extremo interés de apresar a este hombre quien ha sido el enemigo acérrimo del PCCh.  La “detención” de Miles Guo no tuvo éxito, porque intervino FBI en el aeropuerto obligando al jefe policiaco chino a retornar a Chino antes de que lo detuvieran las autoridades americanas para acusarle de infringirse la ley americana. 

La acusación de parte de la justicia americana incluye funcionarios actuales que están desempeñando labores de seguridad en China.  Este caso ha dado la fuerza policiaca de EE.UU. a desactivar la banda de espías, y ha habido detenciones de chinos y ciudadanos americanos.  Se estima que el PCCh utiliza más de 300 personas secretamente en el operativo actual  en EE.UU. con  la intención de desarticular los trabajos efectivos del Movimiento de Denunciantes liderado por Miles Guo, porque este movimiento ha sido una amenaza grande para derrocar el régimen Comunista en China. 

Referencia: www.propublica.org