Gobierno de EE.UU. y científicos implicados en falso origen del COVID-19

  • Redacción Y traducción: Buddy Ant
  • Corrección de pruebas:  Shuaihu
  • Edición: Carlos

El 1 de marzo el Gateway Pundit informó en exclusivo sobre una importante revelación del Dr. Lawrence Sellin – Nuevas pruebas de la implicación del gobierno y la agencia científica de EE.UU. en el encubrimiento de los orígenes del COVID-19 que ha llamado la atención.

Al principio del artículo se dice claramente que los intereses financieros internacionales y las instituciones científicas mundiales nunca quisieron que se descubriera el verdadero origen del COVID-19, a pesar de las sospechas de su origen en el laboratorio en los primeros momentos de la pandemia. A medida de que se iban descubriendo más y más pruebas, muchas personas del gobierno estadounidense y profesionales científicos relacionados con el PCCh desde hace mucho tiempo, están utilizando la propaganda de los medios de comunicación para encubrir y suprimir la verdad protegiendo al PCCh de la responsabilidad así también para proteger sus propios intereses.

Desde enero del año pasado, la Dra. Yan ha estado exponiendo la verdad sobre el “Arma biológica sin restricciones del PCCh” y ha estado difundiendo la verdad una y otra vez a través de las entrevistas en vivo como los programas de LUDE MEDIA y de War Room Pandemic.   Ella ha sido desacreditada, atacada y difamada por el PCCh, y sus colaboradores está bajo una tremenda presión.  Pero ella nunca se ha dado por vencida. Y ahora que las pruebas de la sucia colusión entre estos científicos de alto nivel y el PCCh se están revelando gradualmente, confirma lo que había dicho la Dra. Yan, y la verdad finalmente estará expuesta a la luz del sol. La exposición sobre los 301 correos electrónicos clasificados del Dr. Fauci muestra una colusión y la colaboración altamente secreta e intensa entre el NIH, la OMS y el PCCh desde enero de 2020 para procesar la información sobre el COVID19.

El artículo menciona que el 13 de enero de 2020, es decir, antes de que Xi Jinping reconociera oficialmente la transmisión de persona a persona del coronavirus, ya había empezado circular por Internet la afirmación de que un laboratorio chino dejó escapar el virus intencionalmente. Bajo la dirección del Dr. Ralph Baric, de la Universidad de Carolina del Norte, la mujer murciélago Dra. Shi Zhengli en su Instituto de Virología de Wuhan aprendió a fabricar este virus, lo que significa que el científico estadounidense ayudó al PCCh a adquirir esta habilidad desde hace tiempo.

El 26 de enero de 2020, es decir, 3 días después del confinamiento de Wuhan, la OMS finalmente reconoció indicios de transmisión entre humanos, el periodista de investigación y experto en defensa Bill Goetz escribió un artículo en Washington Times que “el mortal coronavirus animal que se está extendiendo por todo el mundo puede haberse originado en un laboratorio de Wuhan vinculando al programa secreto de armas biológicas del PCCh.” Fue por primera vez que se publicó tal información en los medios de comunicación estadounidenses.

Sin embargo, el 3 de febrero de 2020, Kelvin Droegemeier, el Director de la Oficina de Política Científica y Tecnológica (OPCT), escribió a la Dra. Marcia McNutt, la Presidenta de la Academia Nacional de Ciencias, solicitando “Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina (ANCIM) para examinar rápidamente la información e identificar los datos requisitos que favorezca la determinación del origen del COVID-19 específicamente desde el punto de vista de la biología evolutiva/estructural.” Al mismo tiempo, se pidió a todos los científicos de alto nivel alistados que elaboraran conclusiones y respuestas ya programadas a la petición de la Oficina de Política Científica y Tecnológica (OPCT), así, para eximir China de toda la responsabilidad.

En una carta de la Academia Nacional de Ciencias EE.UU. dirigida a la OPCT citó un artículo científico del Instituto de Virología de Wuhan haciendo resonancia de que el brote “comenzó en un mercado de marisco”, apoyando claramente a la afirmación del gobierno comunista chino de que la pandemia de COVID-19 era una transmisión natural de animales a humanos. Además, los tres presidentes de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina recomendaron que Estados Unidos siguiera colaborando estrechamente con China, especialmente con la Academia de Ciencias de China y el Instituto de Virología de Wuhan.

Peter Daszak, el único representante de Estados Unidos en la OMS que investigaba el origen del virus COVID-19, era también un estrecho colaborador de la Dra. Shi Zhengli, y fue una figura clave para dirigir los fondos de los contribuyentes estadounidenses al Instituto de Virología de Wuhan. Daszak incluso organizó una serie de campañas de relaciones públicas para presentar la hipótesis de una filtración en el laboratorio como una “conspiración” antes de que se llevara a cabo alguna investigación exhaustiva, con el objetivo de proteger a los científicos implicados en los experimentos.  En el fondo trató Daszak de proteger el PCCh, los intereses financieros internacionales y el instituto científico mundial.

El artículo también menciona sobre una importante prueba que desprestigia a la Dra. Yan.  El 21 de septiembre de 2020, Gigi K. Gronvall, parte del equipo de la Universidad Johns Hopkins que escribió un artículo en el que criticaba las pruebas presentadas por la denunciante Dra. Li-meng Yan de que el virus COVID-19 fuera producido en un laboratorio. Es de conocimiento público que Ralph Baric colabora desde hace tiempo con la mujer murciélago Shi Zhengli del Instituto de Virología de Wuhan, incluso realiza experimentos que implican una investigación de alto riesgo de “ganancia de función”.

El análisis del Dr. Lawrence Sellin no termina aquí, y hay más información clasificada que será presentada al público para que la conociera poco a poco. El siguiente enlace es una captura de pantalla de un intercambio de correos electrónicos entre la Academia Nacional de Ciencias y los científicos, es libre para consulta pública.

https://es.scribd.com/document/496518155/Email-Exchanges-Between-the-National-Academy-of-Science-and-the-Scientists#from_embed

Referencia:

0
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments