Detrás de la restricción del consumo de electricidad se esconde la feroz lucha política interna del PCCh

  • Redacción y edición: Carlos

La reciente restricción por el consumo de electricidad en China ya ha extendido a más de 18 provincias de las  34 unidades administrativas provinciales y regionales, lo cual implica  que más de un 50 % de la población está sumido a un serio problema de funcionamiento normal cotidiana.  Porque al faltar la luz automáticamente hay problema con la obtención de agua potable en las ciudades. Consecuentemente, la comida, la limpieza, la salud pública se vuelven materias críticas para la vivencia normal.

Según la opinión pública en China, las causas aparentes de esta restricción de consumo de electricidad se resumen en tres apartados:   Uno, el drástico incremento de producción para artículos destinados a exportaciones a causa de la pandemia. Todo porque China es uno de los pocos países que mantienen activo el sector productivo.  Consecuentemente se incrementa drásticamente el consumo de electricidad.  Dos, el incremento del costo de carbón, es la segunda causa, pues la mayoría de la electricidad de China, o sea, un 70% es vía Carbón.  El incremento del costo de carbón impacta negativamente al sector eléctrico ya muy castigado por ser un sector estatal de alto ineficiencia en sus manejos.

Y el tercero,  es la cuestión de política energética bajo doble control que por un lado la falta de capacidad para producir energía eléctrica, y por el otro, la política emitida por el gobierno central para mantener el equilibrio entre la producción y el consumo. Las instrucciones emitidas por el gobierno central, las autoridades provinciales no tienen más remedio que obedecer, y aplicar medidas a cómo dé lugar sin importar las consecuencias, siempre y cuando el resultado sea el deseado por los grandes jefes en Beijing.

En la transmisión en vivo que hizo Miles Guo hace un par de días dijo claramente que en realidad esta restricción de consumo de electricidad debe a dos cosas fundamentalmente.  El primer problema es el agotamiento de divisa en el banco central que el gobierno del PCCh ya no tiene para poder comprar masivamente el carbón que requiere el país.  Y en segundo lugar, se agudiza la lucha política interna del PCCh.  Durante el tiempo que Wang Qishan fue nombrado el Zar de las acciones de anticorrupción, las cabezas del Comité de desarrollo y reforma y  del Comisión Central de Inspección disciplinaria eran los intocables.  Esto implica que el sector energético que pase lo que pase estaba  protegido dentro del Comité de Desarrollo y Reforma.  Pero, hay ya señal de que Wang Qishan estaría pronto arrestado.  La lucha política dejaría al descubierto a todos los manejos ineficientes, sucios y corruptos del sector energético que es la intención de los líderes actuales del partido para eliminar sus enemigos políticos y económicos quienes han estado controlando este sector y han aprovechado el poder para enriquecerse.  En las luchas de los líderes comunistas nunca han considerado el bienestar y la seguridad del pueblo en general.  El pueblo chino es siempre el más sacrificado y es el que  carga todos los pescados de los líderes de un partido autoritario, inhumano y criminal.

Referencias:

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments