A pesar de la maldad, la voz de la verdad siempre prevalece

  • Redacción y edición: Carlos

La práctica general de las unidades de cuidado intensivo hospitalario en el mundo es dejar los pacientes contagiados de COVID-19 sólo con el aparato de ayuda respiratoria sin administrar medicamento alguno.  La idea es dejar que los pacientes resistas por su propio sistema inmunitario.  Pero, las vacunas que inyectaron han destrozado ya la inmunidad corporal.  Esto quiere decir en otras palabras que las acciones de los hospitales dejan que los pacientes se mueran solos, y la ayuda con el aparato respiratorio es un acto superficial para prolongar la vida por unos días más que nada. 

Al parecer que tanto los hospitales como los medios de comunicación se pusieron de acuerdo a desatender aquellos que no han querido vacunarse.  Una enfermera de  Australia salió a testificar, como otras que ya hicieron hace días que en los hospitales están dando Ivermectina a pacientes ya vacunados quienes han sido infectados de manera recurrente. Y aplican  nada más aparato respiratorio a pacientes que no han sido vacunados.  Esto esfuerzo discriminatorio es para incrementar el % de sobrevivientes ya vacunados, y dejan los no vacunados a morir. 

Cuando todos doctores tomaron el juramento antes de iniciar su trabajo para salvar la vida humana, su propósito era ejercer esta profesión en bien de la humanidad.  ¿Po qué ahora hacen distinción para decidir arbitrariamente a quienes a salvar y a quienes no?  Los reporteros y periodistas tienen el compromiso de difundir la verdad. Y ¿por qué ahora se dedican a difundir puras mentiras?  ¿Desde cuándo las cosas han cambiado de blanco a negro, y de negro a blanco?

La maldad no ha dejado de existir desde la creación de la humanidad.  Sin embargo, nunca ha llegado al grado actual de tanto descaro.  El demonio está entre nosotros, y está ganando más terreno que nunca para dañarnos.  Afortunadamente, el Movimiento de Denunciantes está haciendo una labor extraordinario para promover el bien, exhortar la verdad y fomentar la esperanza entre los hombres del bien.  Ya es urgente que el mundo entero se reúna a la fuerza del bien para exterminar la fuerza del mal. 

Disclaimer: This article only represents the author’s view. Gnews is not responsible for any legal risks.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments