COVID-19 no trae ojos, y regresó a China con mayor fuerza

  • Redacción y edición: Carlos
  • Corrección de pruebas: Shuaihu

La variante de India del COVID-19 ha descendido silenciosamente a Guangdong.  Toda la provincia está en máxima alerta y varias partes de la provincia están bajo confinamiento estricto ó parcial.  Las autoridades sanitarias han obligado varías ciudades que hicieran las pruebas obligando a la población entera a cumplir con la disposición sin excepción de ninguna persona. 

Esta variante viene con mayor fuerza que contagia de manera rápida, feroz y lo peor es que los contagiados muchos son asintomáticos, los cuales hacen más difícil el trabajo de detectar el portador del virus. 

Hay hospitales en la zona de alto riesgo ya están saturados con pacientes contagiados.  El sistema sanitario está cerca de colapsarse.   El gobierno provincial está tomando medidas para contener el contagio pidiendo a la población de  seguir las medidas del uso de cubrebocas,  del higiene personal lavándose las manos con frecuencia.  Advierte además al personal del servicio sanitario que llegando a su casa deben cambiarse de ropa, y limpiarse con alcohol. 

El PCCh ha liberado el COVID-19 al mundo con la intención de dañar la economía mundial. Su secreto plan es aprovechar el caos mundial para tomar el poder y someter el mundo entero bajo su dominio.  Sin embargo, el virus no trae ojos y no sabe a dónde va.  Ahora ha regresado a China con mayor velocidad y fuerza para dañar a la población, y a provocar caos económico y social en China.  Desafortunadamente, el PCCh nunca ha tenido interés para defender el bienestar social.  Lo que está haciendo es como siempre, dar una manita de gatos.  La prueba está en que hay cotos  enteros bajo confinamiento repentino.  Residentes ya traen dos días sin comida, porque llegaron a bloquear la salida sin aviso previo.  Ahora ni los dejaban salir para comprar alimentos, tampoco proporcionaban alimentos con servicios oficiales  para atenuar un poco la crítica situación. 

Muchos residentes de Wuhan fueron sellados  y se moría gente dentro de sus casas.  Estos muertos jamás están incluidos en la lista de los fallecidos por causa del contagio de COVID-19.  Así que el PCCh va a seguir diciendo que el rebrote en Guangdong no es grave, que ha muerto poca gente y que todo está bajo control.  Si le sale mal con estas mentiras, inmediatamente va a decir que el virus es importado, que fuerzas oscuras del mundo quiere dañar a China.  Una palabra:  el PCCh es siempre el perfecto, y si llegara a tener alguna falla, la culpa la tiene sus vecinos, u otras naciones que no son amigas de China. 

0
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments